miércoles, 14 de junio de 2017

La Neuropsicología no existe

Es un chasco. Llevo ya más de 120 entradas en este blog dedicadas a la neurociencia y neuropsicología... y de repente me doy cuenta de que la neuropsicología realmente no existe. Al menos eso me hacen pensar otros psicólogos cuando hablan de neuropsicología como algo que no merece ser considerado más que un pequeño puntito dentro de la gran y todopoderosa psicología clínica. Al menos eso me hacen pensar otras disciplinas que consideran al neuropsicólogo un estorbo que ha venido a meterse en su trabajo. Un trabajo que se ha de considerar como "perfecto" si no necesitan ayudas. En todo caso, esas disciplinas pueden canalizar tranquilamente los avances en neurociencia, casi de un día para otro, sin necesitar una figura nueva que se especialice en entender como el cerebro se relaciona con la conducta. Términos como función ejecutiva, memoria de trabajo o atención se usan con total ligereza, o se ignoran, como se ha ignorado al cerebro durante décadas porque no podía explicarse. 

Ahora, que empieza a estar de moda eso del cerebro, todas las disciplinas se quieren poner delante el término "neuro", pero del neuropsicólogo no quieren oir hablar. Vaya a ser... 

Lo que el neuropsicólogo aportaría... si existiera.

Hablo en el hipotético caso de que existiera la neuropsicología. Que para sanidad, pues no existe. El Neuropsicólogo sería ese profesional que, cuando hemos empezado a asomarnos con una ventanita al cerebro (llamémoslo neuroimagen, que eso si existe), empieza a comprobar no hay una relación directa entre el daño cerebral y las secuelas del mismo. Sería un profesional que podría valorar el alcance real de un daño cerebral a partir de la valoración del funcionamiento cognitivo. ¿Y por qué haría eso? ¿es una especie de homeopatía cognitiva?. No. Lo hace porque su formación estaría orientada al funcionamiento cognitivo, a comprender esas funciones y a saber valorar si su estado es el correcto o no. 

Algunas de estos conceptos tendrían relación con esa disciplina utópica de la que hablo. 

Eso podría ser útil para tratar de detectar alteraciones cognitivas que aún no se ven en la neuroimagen (no es perfecta, lamento decirlo) o para ser más específico en cuanto a como está ese paciente cognitivamente. ¿Para qué? ¿Para robarle protagonismo a los neurólogos?. No. Para crear un programa de rehabilitación/estimulación más adaptado a lo que necesita la persona y que por tanto tendría mucho mejor resultado. El problema que tendría ese neuropsicólogo, si existiera, es que para ver su utilidad, primero tendría que contarse con él. Y claro, seguramente neuropediatras y neurólogos que tuvieran uno en su equipo, se darían cuenta de lo útil que puede ser para confirmar diagnósticos, afinarlos y abordarlos. Pero repito, hipotetizando que existiera. Porque, es verdad, el neuropsicólogo no existe, pero las funciones cognitivas si (aunque no se, últimamente he leído decir que los trastornos mentales están relacionados con el alma... así que lo mismo también tendría que justificar su existencia). Y como existen, hay gente encargadas de ellas. Venga, voy a buscarme amigos.

Las funciones cognitivas en manos de "otros" psicólogos.

Lo dicho, si no existe el neuropsicólogo, pero si las funciones cognitivas, alguien tendrá que trabajarlas. Y claro, la persona adecuada es el psicólogo clínico. Si, por ejemplo, un psicólogo clínico ve a un, pongamos "experto en Reiki" abordar una fobia, se tiraría de los pelos. Pero por suerte, el psicólogo clínico puede perfectamente trabajar el funcionamiento cognitivo, ya que el neuropsicólogo no existe. El único problema es que habría que estudiar de una manera muy profunda esas funciones cognitivas (En el máster de psicología general sanitaria tiene el lugar que se merece. Una optativa). Y ojo, tienen truco. No se pueden entender de forma aislada.

Por eso, cuando alguien no formado en ese área coge una prueba (neuro)psicológica, se ve en la obligación de aplicarla fielmente según el manual de turno. Y claramente dice eso de "tengo el Wais, si saca menos de 70, retraso mental" y listo. Claro, si existiera el neuropsicólogo, y la neuropsicología, muchas de esas pruebas se habría ido neuropsicologizando. Es decir, especificando. Me imagino que a lo mejor el Wais ya no sólo tendría una escala manipulativa y verbal, sino también diferentes sub-escalas como memoria de trabajo o velocidad de procesamiento. Pero bueno, la prueba la puedes administrar igual (o como decía yo en mi guerrillera juventud "la puede administrar hasta una cabra amaestrada"). 

El problema es que si no conoces las funciones cognitivas, y sobretodo como se relacionan se te pueden escapar "pequeños" detalles y así pasa lo que pasa. Todos los niños son TDAH, todos los abuelos son Alzheimer. ¿Os suena?. Es lo que tiene que el neuropsicólogo no exista en las escuelas, ni en los hospitales. Seguramente de existir, esos diagnósticos serían más certeros y estaríamos evitando poner etiquetas que luego no hay quien quite ni trate adecuadamente. 

Antes de que nadie se me altere. Con cabra amaestrada me refería en su tiempo, a que cualquiera puede pasar una prueba "neuropsicológica", pues solo hay que leerse las instrucciones. Pero muy poca gente está realmente preparada para usar esa prueba de manera correcta. Y las pruebas son peligrosas si se usan mal. Etiquetan a las personas y cambian toda su vida, futuro y esperanzas de una sola pasada. 

Por cerrar este punto sin dejarme a nadie sin ofender. Los neuropsicólogos somos ante todo psicólogos, pero no todos los psicólogos son neuropsicólogos. Ni aunque le pongan la palabra clínico delante. 

Las funciones cognitivas en otros profesionales

Si el neuropsicólogo existiera, se encontraría con una gran reticencia por parte de otras disciplinas (mujer, canosa, de 60 años dice: "he rehabilitado gente sin neuropsicología 20 años, no me vengáis a decir que tengo que hacer ahora". Entiendo que esa señora aún tiene tele en blanco y negro en casa). Decía, que me pierdo, que otras disciplinas verían invadido su trabajo. Movimiento, lenguaje, percepción... también tiene algo de cognitivo. Y se relacionan con otras funciones cognitivas. Por lo que una valoración neuropsicológica podría ayudar a abordar con más información esos problemas de movimiento o lenguaje. 

Pero no hay neuropsicología, por lo que otras disciplinas podrían trabajar la atención tranquilamente, o la memoria de trabajo u otras funciones, dado que no hay nadie experto en ellos y basta con leerse un libro. Eso sí, "ay del probre neuropsicólogo que osara trabajar el lenguaje" (por poner un ejemplo que no me toca de cerca ni un poco). Por suerte, como no existen, no hay ese problema. 

Por no dejar a nadie sin disparar. Veo que se conoce más el Reiki que la Neuropsicología. Es interesante que haya gente que te mande a hacer Reiki antes que a un Neuropsicólogo. Pero claro, el neuropsicólogo "compite" con algunas profesiones, pero el Reiki no, es compatible y nadie se siente amenazado...

Otras disciplinas podrían rehabilitar sin tener en cuenta la función ejecutiva, porque sin neuropsicología sería un término que hoy se entendería de otra forma (si es que se entiende del todo). Y ahí tendríamos rehabilitando y rehabilitando pacientes con daño frontal que, en vez de problemas de iniciación de la conducta tendrían un "no le da la gana de hacer ejercicios", o pacientes que en vez de problemas de control inhibitorio  tendrían un "está cabreado con la vida y lo paga conmigo"... 

Claro que,  si el neuropsicólogo existiera, debería de tener muy en cuenta que su trabajo no es algo solitario, y que necesitaría de todos esos profesionales para mejorar los resultados de su trabajo. Pero eso, como decía, no existe. Pero al no existir, lo de "neuro" se lo puede poner delante cualquiera que haya leído un libro... aunque sea Punset (otro que se va a tomar a mal este post). 

Pero ¿existe o no?

En sí, realmente se puede decir que existe (conozco unos pocos, se ocultan de la luz del día y hacen reuniones clandestinas), pero no en los colegios, ni en los hospitales (que es donde hacen falta, entre otras cosas). Pero claro, ahí tenemos psicólogos clínicos, vía diferentes oposiciones, y si ellos hacen neuropsicología, pues ya tenemos el parche cubierto. ¿Esas oposiciones o el máster en psicología general sanitaria aseguran un adecuado conocimiento de las funciones cognitivas, valoración y rehabilitación de las mismas?... Tengo mis dudas. ¿Con hacer un postgrado en neuropsicología basta?. Recomendaría ver los criterios de acreditación de neuropsicólogo clínico... ni siquiera los neuropsicólogos aceptamos solo un grado... ni siquiera los neuropsicólogos aceptamos sólo un postgrado...

Y por último, para terminar de hacer amigos. Metafóricamente, lo veo como cuando sale una muela. ¿Podemos comer sin ella? si. ¿Se masticaría mejor con ella?. También. Pero claro, a veces para salir, tiene que mover un poco a los demás. Y eso duele.

En mi opinión (todo este post es una opinión, criticable y polémica), "existe pero se resisten". Los psicólogos clínicos a entender que estamos ante una especialidad (¡no dios! he dicho especialidad... caiga un rayo sobre mi) muy pero que muy diferente de la psicología clínica sanitaria, que ha crecido conforme ha crecido la neurociencia, que ha crecido por sus resultados. El resto de profesionales de otras disciplinas (cada vez menos, pero que aún sigue habiéndolos) resistiéndose a entender que SUMAMOS, no quitamos trabajo. Y ojo, a quien le fastidia que la neuropsicología no exista no es a mi (al margen de pensar que llevo años haciendo algo que no existe). Es a la persona con daño cerebral. Es al niño mal diagnosticado con eso "retraso mental", es al abuelo que un día se despista y ya tiene Alzheimer. Es al paciente. 

PD: Parece que somos la única disciplina que, con claros resultados por delante, aun tenemos que debatir si existimos. Y no me meto en si somos ciencia o no, que ya con eso me cierran el blog.

PD2: Que digo yo... ¿no está mejor eso de tirar las piedras a los homeópatas?. Con el rollo de que los Neuropsicólogos no nos salgamos del redil de la psicología clínica... hay unos señores vendiendo agua con azúcar delante del COP y nadie dice nada... 

PD3; Llega un hombre con mucho pelo al médico, y le dice "Doztor, doztor, ¿que padezco?. Y el doctor le dice "parece usted un osito". (Por quitarle hierro al asunto).








No hay comentarios: