miércoles, 26 de marzo de 2014

¿Y a tí a que te huele?

  - Dios, huele todo a menta - dijo mi compañera al entrar en la sala experimental. Estábamos realizando un estudio sobre condicionamiento contextual y el efecto de la anfetamina en ratas, y uno de los "contextos" llevaba impregnado el olor a menta. Sin embargo, yo no la olía.

- Pues a mi no me huele casi - Dije yo. Se supone que habíamos dejado pasar dos días para que se fuera el olor y volver a usar el olor a almendra, distintivo del otro contexto.Pero claro, si aún olía a menta, no podíamos continuar. Pero claro, para mi no había diferencia, seguía sin oler ni la menta ni la almendra. Mi compañera se acerco a mi con el bote de esencia de almendra, y lo abrió.

- Me encanta como huele- me dijo - igual que el roscón de reyes -. Era genial, nunca me había planteado a que olía el roscon de reyes. No tengo muy buen olfato eso esta claro, pero no tengo ninguna atrofia (que yo sepa). Por eso, aunque no soy muy bueno con los olores, me llama tremendamente la atención que a veces me acuerde de esos experimentos, de mi etapa de laboratorio de forma espontánea. Y que curiosamente, al rato, haya percibidio que olía a menta al rededor mía. O a roscón de reyes.

Percibimos un millón de olores

       Supongo que la mayoría de vosotros habrá leído la noticia, pero se comenta que nuestro olfato percibe un billón de Olores. Cuando leí esta noticia no me planteé si eso podría ser cierto o no, simplemente me cuadró bastante. Si según mi punto de vista, procesamos todo lo que vemos aunque no seamos conscientes de ello, esta claro que puede pasar lo mismo con el olfato. De hecho, otro estudio, también de estos días, hace referencia a que la vista funciona como una camara digital "lo pilla todo". Supongo que tampoco es descabellado pensar que el olfato tambíén lo hace, pero que tampoco todo es consciente. 

 Yo no lo percibo, pero dentro de ese billón debe haber una gran variedad de detalles para los vinos

       No es dificíl volver a retomar el tema, por tanto, de la percepción inconsciente. Básicamente, apuntando a la teoría del marcador somático de Damasio, con esa idea de que estados físicos del cuerpo, almacenados como sensaciones físicas, tienen un importante papel en el comportamiento y la toma de decisiones. Algunos han leído a Damasio, hablan casí como si lo tuvieran en Linkedin y luego se horrorizan cuando piensan en un insconsciente que pueda guiar la conducta. Pero por ahí van sus tiros.

       Pues en el caso del Olfato es aún más curioso. No recibe toda nuestra atención, atraida por la vista y el oido, pero sigue estando ahí, y seguramente recibiendo una tremenda información que queda almacenada. Esa información, queda ahí unida al resto de la experiencia consciente, y puede elicitar hechos, aunque no fueramos conscientes de que ese olor estaba ahí. Vamos, las ratas de ese estudio, cuando entraban en la caja de olor a menta, donde recibíeron la anfetamina varios meses, comenzaron a mostrar el mismo aumento de actividad hubiera o no anfetamina, solo por su "relación con el olor". 

      Pero, por si acaso hay alguna duda sobre que percibimos muchísimo más de lo creemos a través del olfato, se puede ir a la neuropsicólogia para estudiarlo.

El perro bajo la piel.

      Con este titulo, Oliver Sacks nos presentaba el caso de un paciente que de repente, comenzó a poder captar Olores que nunca había podido captar. Cada persona tenía su olor, y las podía identificar antes de verlas incluso solo por el olor. Y comenzó a tener la necesidad de olerlo todo, pues podía captar un mundo que los demás ignorabamos, pero que estaba ahí.

 No es tan maravilloso como parece. En la hiperosmia, cuando algo huele mal puede afectarnos muchisimo, hasta el punto de preferir no salir de casa por no tener que pasar por la experiencia.

      Este paciente no llevaba un "potenciador" en la nariz, sino que por un efecto agudo del consumo de drogas como el PCP o la anfetamína, su cerebro comenzó a interpretrar, a tener presente, todo lo que su sistema perceptivo (nariz) le enviaba y que por sistema, ignoraba. Que seguramente todos ignoremos. Es un caso de Hiperosmia. Por eso, volviendo hacia atrás, el olfato puede jugar un tremendo papel en nuestras primeras impresiones de los sitios y las personas. A veces alguien no nos cae bien nada más verlo y no sabemos a que se debe. Esta claro que entra muchísima más información de la que somos conscientes, pero su producto final si nos puede ser mas accesible: "este tío me da mala espina". Es evidente que no tiene porque ser siempre correcto, claro está.

      Si queda alguna duda de la importancia, donde más se observa no es tanto en la hiperosmia, sino precisamente, en lo contrario. en la Anosmia.

Me falta mucho más de lo que esperaba.

      Vuelvo de nuevo al caso de Oliver Sacks, que hace referencia justo al caso contrario. A un paciente que ha pérdido ese "olfato". Su nariz funcionaría perfectamente, pero las zonas del cerebro implicadas no procesaban la información. Y entonces, a raíz de l
a falta de algo que estaba ahí, el paciente comenzó a captar la real importancia que tenía para el olfato. La comida insipida, la percepción de cosas que se veía como carente de algo. Nada era como debía.


         Me vuelvo a autocitar pues, ya que en el caso del paciente que se tocaba la cabeza, dije que podría darse el caso de que un proceso inconsciente se volviera consciente tras un daño cerebral. Que el paciente sintiera que algo faltaba ahí y pudiera sentir todo ese proceso "cerebral". En el caso de la pérdida del olfato, se vuelve uno consciente de todo lo que suponía, de todo lo que aporta a nuestra percepción del mundo, y de algo que no somos conscientes en nuestro día  a día. Pero Ojo, debe quedar claro que hablo de un cerebro sano que ha pérdido algo. Un cerebro que no ha usado nunca el olfato, no lo echará de menos, puede que tenga otras herramientas más desarrolladas, pero no echará en falta lo que nunca ha percibido.

Olfateando el Alzheimer.

       El último detalle que me gustaría comentar, es el uso que se ha dado al olfato como forma de detección del alzheimer. Si. si, no es broma, un test de olfato podría ser útil para detectar los inicios de esta patología, que como ya comenté en otros post, sigue siendo díficil.

 ¿lo hueles?

        Esta idea no está nada mál, dado que el deterioro del bulbo olfatorio parece claramente documentados en los primeros estadios de las enfermedades neurodegenerativas. El problema radica, como bien indican en el enlace, en que hay muchos motivos por los que uno puede no percibir ciertos olores en momentos puntuales, como un catarro.

       Como siempre digo, el tema de los sistemas perceptivos y su interpretación me parece apasionante, por lo difícil que es pensar como siente alguien que siente de forma diferente a nosotros. Desde luego es algo que me huele que aún dará muchos titulares curiosos en prensa. Un saludo.











http://www.abc.es/ciencia/20140320/abci-nariz-humana-puede-distinguir-201403201723.html

2 comentarios:

Merche Ramos dijo...

Y esta es una de las variables de mi tesis :)
Entre tantos, este parece interesante: http://fundacioncien.es/blog/index.php/2011/12/la-perdida-de-olfato-repentina-uno-de-los-primeros-sintomas-de-alzheimer/ Saludos

Aarón Del Olmo dijo...

Muchas gracias por comentar Merche. Durante una época estuve con varios compañeros estudiar esa relación, pero tu sabes, la falta de medios y fondos. La verdad que puede ser muy utíl si se logra perfeccionar, porque con una mera exploración neuropsicológica es difícil separar los primeros estadios de la enfermedad de el devenir normal de la edad.

Un saludo!