domingo, 15 de junio de 2014

Mind Wandering

- ¿Y entonces como lo llamo? - me pregunté a mi mismo. Durante unos días había estado dándole vueltas al nombres que le iba a poner al blog que pensaba abrir. Acababa de hacerme una web como neuropsicólogo clínico infantil, acababa de abrir mi página propia de Facebook y ahora, tanteaba que blog abrir.

- Neuropsicológica Mente no me gusta - dije por teléfono - Además, es el nombre que le iba a poner al que abrí y tuve que borrar porque mis compañeros no lo "veían" - Me parecía curioso ese nombre, pero demasiado poco definitorio.

- Lo mejor es que desconectes y ya se te ocurrirá después - me contestó por teléfono. Supongo que tenía razón. Acabada la conversación, me puse a descargar artículos para mi tesis doctoral. Me había propuesto descargar un par de cada función cognitiva en el envejecimiento normal, y ahora estaba justo en la atención en personas mayores. Y estaba más exactamente con la atención sostenida.

- "When the mind wanders: age-related differences between young and older adults" - leí en voz alta. Fue le primer artículo que salió en la lista de PUBMED, y a raíz del cual me pase toda una tarde leyendo sobre el fenómeno del Mind Wandering (o dejar vagar la mente). Me pareció curioso este fenómeno, me parecieron importantes las implicaciones del mismo para diferentes trastornos... y en especial, me pareció que captaba perfectamente la esencia de lo que iba a ser este blog. Fue dejar vagar la mente... y el nombre apareció.

Volver la atención para dentro

               Dejar vagar la mente o ensimismarse es algo que a todos nos pasa. Momentos en los que dejamos volar nuestra mente y nos dedicamos a imaginar, poco conscientes del mundo externo. No está claro el papel que desempeña esto para la cognición pero ocurre. Y si lo partimos de esa manera, parece que tenemos la opción de dirigir nuestra atención hacía fuera o hacia dentro, si lo cual parece tener sus propios correlatos neuronales como veremos más adelante. 

Mind wandering: Algo así como tener la cabeza en las nubes

                     No es nuevo el interés por la atención "hacia dentro", ya que durante los estudios clásicos de psicología uno de los métodos fundamentales de estudio fue la introspección. El preguntarle a la persona que estaba pensando mientras hacía la tarea. Una manera de saber que pasaba por su mente. La crítica era obvia, si la persona lo iba diciendo según iba haciendo la tarea de turno, su propia voz podía interferir en la generación de pensamientos. Si se esperaba al final de la tarea, podía perfectamente olvidarse de lo que estaba pensando. Eran intentos de saber que pasaba dentro de la cabeza cuando alguien hacía una tarea. De hecho, yo mismo participé en un experimento sobre ludopatía donde me pedían que dijera en voz alta todo lo que iba pensando mientras jugaba a una "tragaperras". Era algo difícil de medir.

                        ¿Qué esta pasando en la cabeza de una persona que deja vagar su mente?¿Realmente es importante?. A ello vamos.

La red por defecto

                           La psicología clásica no contaba los engendros tecnológicos que hoy tenemos a mano, enmarcados dentro de la neuroimagen, y que nos permite observar que está haciendo el cerebro cuando hace algo. Y sobre todo, cuando no lo hace. El Mind Wandering, esa "vagar de la mente", ocurre cuando la persona desconecta de la realidad, cuando la persona se va a otro "sitio" lo que provoca la activación de la llamada red en reposo, o Default Mode Network. Las zonas del cerebro que se activan cuando no se está prestando atención al entorno.


Las dos redes a las que nos referimos, uno de las cuales parece relacionada con el fenómeno Mind Wander.

                              Estas zonas se encuentran en el cortex prefrontal en la zona ventral y dorsal, el cortex cingulado posterior y precuneo, zonas posteriores inferiores parietales, zonas laterales del cortex temporal y en la formación hipocampal (incluye la zona parahipocampal). Vamos, literalmente (y lo veis en la foto) una red muy extendida que parece activarse en reposo, cuando no hay estimulo exterior. Por eso se llama Task-negative related, o sea, no relacionada con tarea alguna. 

                                Por el lado opuesto, tenemos una red que se relaciona positivamente con la tarea, o sea, una red de activación, unas zonas del cerebro que se ponen en marcha cuando el entorno, un estilo o lo que sea reclama nuestra atención activa. La gracia es que esta red, y la red por defecto en teoría (que eso esta en estudio) son antagonistas. Cuando se activa una, se desactiva (o debe) la otra. Y ahí esta la importancia de esta red por defecto. ¿Y si se desactiva mal?.

Los errores por Mind Wandering

                                  Lo que empieza a ocurrir, y el motivo por el que este concepto va cobrando interés es debido al papel que parece jugar en un trastorno en particular. El TDAH. Al parecer, lo que nos encontramos es que esta red por defecto ni estructuralmente ni funcionalmente está como debería, produciendo activaciones en momentos de tarea, que la interrumpen. Dicho de otra forma, se conecta y pone a vagar la mente cuando no debe. Algo bastante disruptivo. Volveré concretamente a esta idea sobre el TDAH y la red por defecto dentro de algunos post, cuando relaciones el uso del Mindfulness con la posible mejoría en el trastorno (o en la red por defecto). Supongo que si mi tutor de tesis se entera de que estoy haciendo una revisión sobre este tema y no sobre la tesis me cortaría la cabeza.


El problema parece ser desconectar cuando no se debe (o conectar la red que no toca), ¿es cosa del control atencional?.

                                     Igualmente, y teníais la pista al inicio del post (con el nombre el artículo que os puse), lo que nos encontramos (y esto si vale para la tesis), es que dentro del envejecimiento normal también hay un aumento de esos momentos  "Mind Wanders" disruptivos. Pero para más inri, no es un aumento en general. De hecho, tienen menos momentos mind wanders, pero la mayoría de los que tienen son disruptivos para la tarea. Ello nos lleva a pensar que hay un problema de control atencional (inhibición en el envejecimiento). Otra línea por la cual el Mind Wandering empieza  a ser estudiado.

                                     Un artículo que me hizo mucha gracia fue el que se titulaba "The era of the wandering mind? Twenty-first century research on self-generated mental activity", donde hacía referencia a lo mucho que está aumentando el estudio de este fenómeno. Es muy reciente, creo que ni 10 años. Y mucha gente que está dentro de la neuropsicología no lo conoce (es la critíca que hacía con el concepto reserva cognitiva... ahora lo conocen... pero no saben bien lo que es), pero al parecer algunos estudios ya toman como medida esta serie de fallos, estas zonas que se activan de manera innecesaria y que provocan el problema de sostenimiento atencional. Y seguramente dará mucho que hablar en un futuro. Seguimos, pasito a pasito, describiendo el cerebro. Un saludo.
                                

No hay comentarios: